jueves, 26 de febrero de 2009

Mago de Oz...le escribo esta carta...


Señor Mago de Oz:

Me preguntaba si dentro de su gran stock de accesorios ha encontrado un corazón...

No es igual al que le regalo al hombre de lata... este es real, o en un tiempo lo fue, hace poco latía y tenia vida...

Se lo regale a un caminante, que un día paso por mi ciudad, y como los andariegos no necesitan camino para transitar, ni invitación para andar, el solo partió. Ahora no se que rumbo tomó... he salido a recorrer el mundo en su búsqueda, pero solo he encontrado personas sin rostros... muchas personas sin alma, y otras tantas como yo con un corazón perdido.


También, se llevo mi mente y pensamientos y junto con ellos mi razón... puede que también la pueda encontrar, si lo encuentro primero a él. Como se da cuenta sin corazón y sin razón no es mucho lo que se puede esperar, y eso me recuerda que también se llevo mi coraje, convirtiéndome en una débil anima que transita atemorizada...

Se que dentro de todas las muchas cosas que usted ha podido hacer, se ha tomado el tiempo de poner un corazón en un pecho vacío; ha logrado crear un cerebro para alguien sin mente y ha transformado la cobardía en coraje.


Me pregunto si usted pudiera regalarme eso también a mí.

No pido mi corazón de vuelta, porque ya hace mucho lo entregué sin esperar nada a cambio.


Si usted me diera uno nuevo, tal ves junto con el volverían la razón, el coraje…

Y tal vez, hasta la vida, la libertad y la esperanza.

No deseo nada más a parte de un corazón, sea lo que sea, solo necesito colocar algo en mi pecho que quedo vacío cuando el caminante... mi caminante se fue.

Desde ya muchas gracias.

martes, 24 de febrero de 2009

Vivo en la Monotonia...

Sin nada nuevo que contar...y mucho menos que aportar...

les dejo el estracto de un capitulo de mi novela favorita "Crepúsculo"






No sentí ningún tipo de desorientación cuando me desperté. Abrí los ojos, secos por fin, y me topé con la mirada de Edward, llena de ansiedad.


—Hola —le dije. Tenía la voz ronca, así que me aclaré la garganta. El no contestó. Me observó, esperando que comenzara de nuevo—. No, estoy bien —le aseguré—. No voy a empezar otra vez —entrecerró los ojos ante mi afirmación—. Siento que hayas tenido que presenciar esto —comenté—. No me parece justo para ti.


Puso las manos a cada lado de mi rostro.


—Bella, ¿estás segura de haber efectuado la elección correcta? Nunca te he visto sufrir tanto... —se le quebró la voz en la última palabra.


Pero sí que había conocido una pena mayor.


Le toqué los labios.


—Sí.


—No sé... —arrugó el entrecejo—. Si te duele tanto, ¿cómo puede ser esto lo mejor para ti?


—Edward, tengo claro sin quién no puedo vivir.


—Pero...


Sacudí la cabeza.


—No lo entiendes. Puede que tú seas lo suficientemente valiente o fuerte para vivir sin mí, si eso fuera lo mejor, pero yo nunca podría hacer ese sacrificio. Tengo que estar contigo. Es la única manera en que puedo seguir viviendo.

Aún parecía poco convencido. No debería haberle dejado quedarse conmigo la noche anterior, pero le necesitaba tanto...

—Acércame ese libro, ¿quieres? —le pedí, señalando por encima de su hombro.
Frunció las cejas, confundido, pero me lo dio con rapidez.


—¿Otra vez el mismo? —preguntó.


—Sólo quería encontrar esa parte que recordaba... para ver con qué palabras lo expresa ella... —pasé las páginas deprisa, y encontré con facilidad la que buscaba. Había doblado la esquina superior, ya que eran muchas las veces que había repetido su lectura—. Cathy es un monstruo, pero hay algunas cosas en las que tiene razón —murmuré, y leí las líneas en voz queda, en buena parte para mis adentros—. «Si todo pereciera y él se salvara, yo podría seguir existiendo; y si todo lo demás permaneciera y él fuera aniquilado, el universo entero se convertiría en un desconocido totalmente extraño para mí» —asentí, otra vez para mí misma—. Comprendo a la perfección lo que ella quiere decir, y también sé sin la compañía de quién no puedo vivir.


Edward me arrebató el libro de las manos y lo lanzó limpiamente a través de la habitación, aterrizando con un suave golpe sordo sobre mi escritorio. Enrolló los brazos alrededor de mi cintura.


Una pequeña sonrisa iluminó su rostro perfecto, aunque la preocupación aún se notaba en la frente.


—Heathcliff también tiene sus aciertos —comentó. Él no necesitaba el libro para saberse el texto a la perfección, me estrechó más aún entre sus brazos y me susurró al oído—. «¡No puedo vivir sin mi vida! ¡No puedo vivir sin mi alma!».


—Sí —le contesté en voz baja—. Ése es el tema.


—Bella, no puedo soportar que te sientas tan mal. Quizá...

—No, Edward. He convertido todo en un auténtico lío y voy a tener que vivir con ello, pero ya sé lo que quiero y lo que necesito...






Ojala todos podamos encontrar un amor por el cual dariamos la vida sin siquiera plantearnos otras alternativas......







Amen....

viernes, 20 de febrero de 2009

"Sin Nombre"


Me reconosco como una coleccionista de pensamientos y expresiones... y como se ha de suponer... la mas grande colección es de mis propios pensamientos y emociones.

Rebuscando entre tantas de las cosas que considero tesoros, me encontré con unos escritos...algo sentimentales...no se si dan la talla para llamarlos poemas....pero si se puede encontrar algo del arte de escribir el ellos....les dejo aquí uno, no tiene nombre.... así que ese será su titulo....Disfrutenlo.



"Al otro lado del mundo estás tú...

el otro lado de mi corazón, el otro lado de mi amor...


Solo en la distancia siento que puedo realmente amar, sentir, tocar; anhelar... desear...


Cada centímetro que te acercas mi corazón grita como si eso fuera la única respuesta a tu presencia...se estremece y comienza a derramar pesadas lágrimas.


No quiero verte llegar, no quiero verte ciego...no quiero saber que no ves.


¿Es un sueño, es solo eso, un sueño?... ¿eres tú un sueño?...


Quisiera creer que cuando llegues de verdad a mí, cuando de verdad vea tus ojos extenderse hacia adelante y verme solo a mi...

quisiera creer que te darás cuenta de que era yo....


Que era yo la que te esperaba al otro lado del mundo, tu otra mitad, el otro lado de tu corazón... Yo"

martes, 10 de febrero de 2009

En las nubes... Eso sería poco en consideración a dónde siento que estoy...**


Hoy no me encuentro necesariamente convencida de que decir con exactitud, mi cabeza está orbitando a mil kilómetros de la tierra, de mi cuerpo y de mi mente.


Tengo tantas cosas en la cabeza que parece, incluso, increíble tener la capacidad de pensar en algo en concreto y mover mis dedos a la velocidad que ordeno las ideas.


¿Se puede inconscientemente tratar de explicar el porqué de una cabeza tan loca...? bueno, aquí estoy tratando de hacerlo, y no sé si es un muy buen resultado, pero por lo menos me tranquiliza un poco la conciencia.




" Desearía tener alas, y volar hasta lo más alto. Y ver a la gente caminando sin parar, y corriendo queriendo alcanzar algo o alguien. Y ver cómo pocos lo consiguen y otros muchos fracasan. Ver cómo la gente camina a ciegas, sin importarle lo que pasa a su alrededor. Ver cómo se ignoran mutuamente. Ver cómo cada cual elige un camino destinto a los demás y cruzándose entre ellos sin dirigirse la mirada ni parar a pensar siquiera a saber la persona con quien se cruzó. Y yo, desde lo más alto, mirando y aprendiendo, quisiera saber quién de esas almas tiene razón. Cual de esas tantas mentes, sabe realmente el camino que hay que elegir. Vuelo y vuelo, y siempre el mismo panorama. Cada cual ve la vida desde una perspectiva diferente. Cada uno cree que tiene razón. El tráfico de las aspiraciones no para. Siempre buscando ese bienestar que tanto deseamos. Consumiendo nuestros días, sin darnos cuenta de que, lo que dejamos atrás, es mucho más de lo que está por llegar. "

sábado, 7 de febrero de 2009

Perderte....¿cómo se hace?


Hoy...no hay tanta inspiración como para discurrir en un propio discurso... por eso les dejo el estracto de un poema que me encanta...es de E. Cardenal....disfrutenlo.




Al perderte yo a ti...


Al perderte yo a ti, tu y yo hemos perdido.


Yo porque tú eras lo que más amaba, tú porque yo era la que más te amaba.


Pero de nosotros dos tú pierdes más que yo,


porque yo podré amar a otros como te amaba a ti,


pero a tí nunca te amarán como te amaba yo.

lunes, 2 de febrero de 2009

¿Puede una fantasia ser más que solo eso...?


Hoy solo he querido pensar en que tan bueno o que tan malo seria vivir en una realidad paralela...


y la verdad es que me deslumbró lo fácil que seria vivir sin peros ni cuandos...


vivir el momento justo cuando está pasando sin sentir el miserable peso de la conciencia que solo quiere arrastrarnos a la razón de nuestra caduca existencia humana.


Al vivir tan solo lejos de lo que nos hace concientes ¿seguiríamos siendo nosotros en realidad?...


yo pienso que seriamos mucho más que eso seriamos nosotros sin nombre, raza, nación o credo...


seriamos solo almas que caminan sin sentir el peso de una herencia.


Si tan solo nuestra mente fuera lo suficientemente inteligente de dejarnos crear nuestra propia realidad basado en nuestras fantasías...


la vida seria más vida y el transitarla más placentero.